Los masajes son una de las mejores maneras que tenemos de hacer que nuestros músculos se recuperen del esfuerzo que supone el ejercicio físico. Es cierto que los estiramientos son muy recomendables a la hora de aliviar tensiones, pero en muchas ocasiones no son suficientes para conseguir una mejoría considerable.

El masaje tradicional tailandés es una técnica milenaria que se utiliza para curar enfermedades que tienen que ver con la movilidad del cuerpo y con el malestar interno en algunas enfermedades. Es una manera de eliminar del organismo las tensiones negativas provocadas por el ejercicio o por el estrés de la vida cotidiana. Para conseguirlo se utilizan diferentes técnicas de manipulado muscular a través de presión y de estiramientos para los que se utilizan partes del cuerpo como los pulgares con la digitopresión, las manos, los codos, los pies, rodillas… Mediante la presión de las mismas y la acción sobre nuestro cuerpo.

La presión sobre las zonas afectadas para generar calor es la base de este masaje. Lo mismo sucede con el pie, que se utiliza para presionar músculos mayores y más fuertes. A esto hay que sumar los estiramientos y las posturas que nos harán adoptar para conseguir activar la parte trabajada. Todas estas medidas nos darán una serie de beneficios a la hora de conseguir una perfecta salud muscular y articular.

El masaje tailandés consiste en estiramientos y secuencias de presiones (digitopresión) sobre puntos y meridianos, compresiones circulatorias, movilizaciones articulares y estimulaciones reflejas. El masaje se aplica a todo el cuerpo, desde los dedos de los pies hasta el cráneo.  Su trabajo se centra en eliminar toxinas, ofreciendo al receptor del masaje una sensación profunda de paz tanto en su cuerpo como en su mente.
La duración de una sesión de masaje thai es de una hora a dos. Se realiza con el paciente vestido con ropa agradable, preferentemente algodón, tumbado sobre un tatami o futón en el suelo.
El masaje thai reúne las técnicas de 3 disciplinas de tratamiento tradicional:
        1.-Amasamiento de los músculos.
        2.-Manipulación del esqueleto o quiropráctica (osteopatía)
        3.-Dígito puntura, presionando sobre ciertos puntos de acupuntura o líneas energéticas.
El objetivo del masaje thai es armonizar y asegurar al paciente un óptimo fluir y estimular toda la energía del cuerpo, así como equilibrar las funciones fundamentales del cuerpo.

certificado en 2004 por la escuela Wat Po de Bangkok, Tailandia

  • w-facebook
  • Twitter Clean
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now